24 enero 2007

Firmar con la buena

http://www.eaj-pnv.com/lehendakariaren_alde.asp

Compromiso con la democracia

EN DEFENSA DE NUESTRAS INSTITUCIONES

La Asamblea Nacional de EAJ-PNV, reunida en sesión extraordinaria y urgente, considera grave la intromisión abusiva del poder judicial en el ámbito de la política democrática, lo que va reduciendo gravemente los espacios de decisión de las instituciones públicas. Este afán de acaparar, ilegítimamente, la vida política, exhibido por determinados representantes de la justicia, puede derivar en auténtica criminalización de la propia actuación política para la que han sido legítimamente elegidos los representantes de la voluntad popular, con consecuencias graves para el sistema democrático. Tal es el caso de la causa penal abierta contra el Lehendakari.

Es pilar básico en una democracia el principio de división de poderes. Este principio, basado en un sistema de controles y contrapesos mutuos que tienden a garantizar la limitación de los poderes, el sometimiento de su ejercicio al ordenamiento jurídico y la salvaguarda de los derechos y libertades de los ciudadanos, está siendo violentado en el Estado español.

Reconocemos la capacidad de control de la justicia sobre la actuación de los otros poderes del Estado, aunque afirmamos, así mismo, que ésta nunca puede realizarse en contra del ejercicio de la política. La actuación de la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, busca una clara interferencia política, a través del ejercicio de la acción penal, modificando la actuación democrática de un gobernante, en este caso, del máximo representante institucional de Euskadi, el Lehendakari.

Llamar al Lehendakari a declarar como imputado en esta causa penal por dialogar, supone un ataque al conjunto de la sociedad vasca, que él representa.

Euskadi vive momentos de preocupación y de búsqueda de caminos de paz, con una gran madurez democrática y una ejemplar serenidad de juicio. Ello nos exige a los partidos políticos y a las instituciones públicas, firmeza en los principios éticos y democráticos y compromiso con la sociedad y su futuro.

El ejercicio de la política, en democracia, va intrínsecamente ligado al diálogo, al debate y al acuerdo. Y, concebido así, constituye el mejor instrumento para la resolución de los problemas. Las divergencias políticas y el debate de los proyectos y propuestas, son expresiones de libertad y democracia que los representantes políticos y las instituciones tenemos el deber de expresar y preservar, desde los principios éticos y las reglas de juego de un sistema democrático.

Somos conscientes de las dificultades de la tarea judicial y de las amenazas a jueces y magistrados. Aún sentimos el horror de la muerte de ilustres miembros de la judicatura a los que la violencia de ETA arrancó el único derecho cuya vulneración es irreversible: la vida.

Sabemos también de muchos jueces que, en condiciones difíciles llevan a cabo su tarea con una integridad encomiable, desde la convicción de que el límite de su independencia reside en el respeto a los principios del estado de derecho y a las reglas de la democracia. Y tienen por ello nuestro reconocimiento y el de toda la sociedad vasca.

Consternados por la extrema judicialización de la política que conlleva la invasión del poder judicial en el ámbito político mediante la criminalización del Lehendakari por haber afrontado con responsabilidad el mandato encomendado por la ciudadanía vasca,

La Asamblea Nacional de EAJ-PNV, reunida en sesión extraordinaria y urgente:

1. Denuncia la politización de la Justicia, que intenta coartar la función que corresponde a las instituciones políticas y a los directos representantes de la voluntad popular. Muestra su apoyo firme y rotundo al Lehendakari Ibarretxe en contra de la causa penal abierta contra él por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, pretendiendo anular sus derechos fundamentales y su responsabilidad institucional de dirigir la iniciativa política en nuestro País.

2. Reclama el ejercicio de la política en paz y libertad, sin la amenaza de su judicialización, ya que el diálogo, las actuaciones institucionales y políticas para impulsar soluciones justas y democráticas a los conflictos, nunca pueden ser ilegales y, mucho menos, delictivas.

3. Como ciudadanas y ciudadanos comprometidos con el futuro de Euskadi en paz y conscientes de la gravedad del ataque judicial a los pilares de la democracia, al derecho al ejercicio de la política y al valor de nuestras instituciones, exigimos el archivo inmediato de la injustificable causa penal abierta contra el Lehendakari.

La Asamblea Nacional de EAJ-PNV exige una justicia garantista de los derechos y libertades y respetuosa con la democracia. Exigimos a los tribunales que defiendan nuestra libertad, que defiendan el derecho a la palabra, al diálogo y a la acción política democrática. No renunciaremos jamás al diálogo, y alzaremos siempre nuestra voz ante la penalización del mismo.

No se trata sólo de defender a Juan José Ibarretxe. Se trata de defender un principio democrático básico. El de la acción política frente a la amenaza de la criminalización del diálogo, una línea roja que nadie, en democracia, debe cruzar. Ante este atropello, no podemos ni debemos permanecer en silencio quienes creemos en los pilares de la democracia. Por ello, por los valores básicos que nos han inspirado como Partido, por nuestro acervo democrático y humanista, denunciamos este acto, por lo que supone de intromisión en la tarea institucional del Lehendakari y de quiebra de los principios de la democracia y el estado de derecho.

Sabin Etxea, 22 de enero de 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión