01 junio 2007

Jeremy Rifkin, Daniel Innenarity hablan de cosas serias


Nadie lo duda, las simples razones por las que Rifkin prefiere Europa frente a su EEUU son ciertas y de peso. Su tercera revolución industrial debe estar cerca, pero para ello necesitamos que los científicos nos pongan la tecnología del hidrogeno en un lugar lo suficientemente interesante para que con la diversificación de las energías renovables podamos globalizar su reparto y su justo consumo.
Una nueva energía, limpia, deslocalizada y organizada desde entes locales, regionales para evitar el control de los monopolios multinacionales que ahora gobiernan países y garantizan las injusticias.
Como dice Rifkin, "La posibilidad de una democratización de la energía, significa, del lado de los países pobres, la oportunidad de mayores accesos a la economía y al bienestar. Un mínimo acceso al empleo y a la electricidad, significa una "calidad de vida básica" que incluye la alfabetización, una mejor higiene, seguridad personal y una mayor expectativa de vida. Con el aumento de la pobreza en esta parte del mundo, el crecimiento demográfico, las economías en recesión y el peso de la deuda externa; una economía basada en el hidrógeno constituye una esperanza para los miles de millones de seres humanos que habitan la mayor parte del globo."
Pero todo esto al estar la mayoría en posición de obtener sus propios recursos naturales para generar el hidrogeno.
Los costos, no se sabe si serán mas caros que el petróleo, pero si tendrían un precio estable y se generaría cerca de los consumidores, por lo que no tendríamos Prestig, Exxon Valdez ni problemas con los oleoductos y sus cortes en invierno para subir el precio, nos libraríamos de las guerras por la arena de los desiertos y las imágenes de pozos ardiendo, no tendríamos pateras llenas de hombres que huyen de la miseria y los miles de muertos por enfermedades.
Diversificando la energía y sus productores devolveríamos el poder y la independencia a los pueblos y como también dice este americano, "acentuando el desafío que la generación distribuida representa, tanto ambientalmente como en el ámbito sociológico, respecto de una nueva comprensión de la globalización. Al estar conectados por una red de generación distribuida a partir del hidrógeno, los asentamientos humanos pueden ser vistos desde enfoques diferentes al viejo concepto de Estado-Nación, propio de un régimen energético que está caducando. Los patrones de asentamiento humano entrelazados con las biocomunidades, podrán ser entendidos en términos de eco-regiones, bio-regiones y geo-regiones, lo que contribuirá a forjar un nuevo y profundo sentido de la seguridad, la salud y el bienestar de la tierra".
Como algunos pensamos hace tiempo, la verdadera independencia esta en la no dependencia energética para aumentar la autodependencia entre los pueblos para una mayor cohesión social, no en quemar contenedores y hablar del mantra. Esta Nación tendrá futuro cuando podamos no depender de terceros y lo que generemos sea competitivo permitiendo que nuestro ciudadanos disfruten de la justicia, la legitimidad, la reciprocidad y el respeto entre todos.
Y lo peor, que hablamos del Athetic o de un tío que se pasea por el mundo con una bici y la vista de Rifkin para los medios, es como hablar de balonmano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión