23 diciembre 2007

Querido Leopoldo

Sabiendo donde te aprendiste y quien te educo, reconocemos tu esfuerzo para adaptarte, es difícil, lo sabemos. Vivir tu juventud disfrutando de una, grande y libre, que mientras tú te hacías puberto ella maduraba, mascullaba, como encontrar su libertad.
Yo lo reconozco, no es justo crecer en la gratitud de la decadencia del imperio y ver como otros son felices viendo caer los símbolos de los fascistas del Conde de Motrico. Sabemos que eso marca, lo reconocemos lo tenemos en cuenta, pero todos debemos saber lo que somos.
Por esto, te dedicamos estas líneas de respuesta. No deberíamos ser nosotros, pero queremos hacerlo nos encanta lo de "pitoniso iluminado", es como si para responderle nosotros u otros desde el escaño le llamasen "heredero torturador".
Espero que Olentzero te traiga sabiduría, que espero luche en tu interior contra tu capacidad de negación de lo que somos "lo vasco", no los vascos, tú eres ciudadano vasco de derecho, pero simplemente español de corazón, te juro que quiero que españa ande feliz y prospera para que mis amistades que allí viven tengan un buen vivir. Pero pobre Olentzero, seguramente te tendrá que dejar el regalo en la puerta, que por ser solo vasco no te dejara un paquete cargado de dolor, ese no es Olentzero, esos son unos vascos ciegos de odio, unos vascos que se joderán un futuro para no ganar nada y negar todo a los demás, unos vascos que son tu antítesis y que se retroalimentan como tú. Pobre Olentzero, cuanto trabajo tiene. Estos otros vascos, tampoco abrirán la puerta por la noche, pensaran que son esos señores de verde con mandamiento judicial, de una justicia ciega que se maneja con la "tizona" y que debía ser balanza.
Hablas mal del Lehendakari, un ciudadano que propone palabra, un Lehendakari que como respuesta al "NO" chulesco del congreso, propone más palabras, más dialogo, que busca refrendarlo con la opinión de los ciudadanos, con algo tan violento como votar. Esta Lehendakari que propone dialogo apoyado por un partido que sufre los regalos de aquellos que se disfrazan con sus ropas para dejar regalos en los batzokis.
Pero el Olentzero es bueno, tripón y bebedor, un hombre sabio que deja lo bueno, pero el sabe que lo que queramos los vascos el no lo puede traer, lo tendremos que hacer nosotros. Pero Leopoldo, estate tranquilo, defenderemos que tú puedas disfrutar de los mismos derechos que nosotros, no te quitaremos nada, ni la lengua, ni tu patria, esa será la tu decidas, mientras tanto tu a mi me la niegas, pero la tendré respetándote.
Un abrazo en paz, este pequeño país será de todos, pero deja lo de pitoniso, que para eso tuvimos al que fue tu jefe, ese que se junto con los otros en Madeira y monto una fiesta en la que liberaron un país de la dictadura para matar niños, mujeres e inocentes con bombas inteligentes.
Perdona Leopoldo, me tengo que marchar, quiero cantarle al Olentzero para que te traiga sabiduría pero después tu deberás utilizarla.
Zorionak eta urte berrion

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión