17 junio 2008

Ni saben, ni pueden



Que decir de algo tan manido, sobado y tergiversado. La independencia es uno de los fines buscados por los abertzales, lo mismo que buscaron los españoles, americanos o alemanes salidos de los deseos de los ciudadanos.
Es el sentimiento de muchos ciudadanos, en ellos vive el espíritu "patriota", una cualidad similar y comparable con la fe de los ciudadanos que sienten su religión, reflexiva o no y puede ser tan cuestionable como ser socialista o liberal en esta sociedad actual.
Diferente seria el proclamar que todos somos patriotas, sinceramente yo no lo creo, como en todo hay grados y formas. En nuestro territorio vasco, encontramos los patriotas de España, estos radicados en nuestra tierra consideran vivir en algo similar de donde muchos proceden, su España. Con esta idea, niegan, perturban y zancadillean cualquier forma de alcanzar un fin que podamos compartir.
Tenemos claro que el modelo que nos dimos con el estatuto recogió una serie de competencias que podrían lograr ese distanciamiento con el modelo en el que se vivía, percibieron esta realidad y desde su centralidad han negado cualquier acuerdo para lograr el cumplimiento de una ley orgánica aprobada con sus leyes y sus condiciones acordadas teniendo presente la situación que se vivía, una situación que los propios españoles crearon con su dictadura y sus monstruos nacionales.
Hoy nosotros, estamos fuera de los conceptos jacobinistas, pero ellos, en su enclaustrada creatividad política, mantienen la copia afrancesada de esos manuales que algunos premodernos encontraron en las calles de París. Se olvidaron del republicanismo y se quedaron con conceptos específicamente patrios españoles, plagados de mentiras y revanchas.
Ellos conocen los riesgos y sus limites, aquí no están solos ellos y el PP, esto no es su España cañi, no somos una sociedad que se incorpora a las celebrities de la corte estatal radicada en Madrid, las loas constitucionales con paseos del monarca no son los bálsamos de esta sociedad plenamente republicana.
No somos ni iguales ni mejores, somos diferentes y no tenemos que ser enemigos.
Nuestros jóvenes no tienen una identidad nacional española, por el contrario, solo reconocen su patria en Euzkadi y como es demostrable, apoyan sus selecciones nacionales deportivas, no entienden la negación española.
Pero ante toda negación de avance político, tenemos y hemos demostrado un avance social y económico que compartimos con otras naciones con las que mantuvimos algunos esquemas industriales similares. Nuestras dificultades chocaron con los intereses de Instituciones responsables de los grandes elementos industriales y de los cuales eran titular los ministerios de Industria y la SEPI siempre lideradas por socialistas cerrar sin opción de mantener. En estas, nuestros responsables políticos lucharon para mantener el tejido industrial, con el fin de reconvertir las cabeceras ayudando la transformación de las industrias secundarias que surtía de servicios y soluciones de las grandes empresas. El esfuerzo de creatividad e innovación y la nueva situación globalizada calo en las empresas, se entendieron los nuevos cambios mundiales, las inversiones y esfuerzos con creatividad dieron buenos resultados y no nos apuntamos al pelotazo que se estableció en la corte del Estado, tuvimos lideres que marcaron un buen camino mientras los socialistas se colocaban en los entes y sociedades publicas con el fin de acariciar las demandas de sus gentes en esos monstruos industriales azuzados por sus sindicatos hermanos de los cuales muchos políticos salieron y a los cuales muchos favores debían.
Podríamos discutir los modelos de autodeterminación, podríamos hablar de independencia pero como nos demuestran nuestros unionistas españoles, "de este tema no se habla, es pecado mortal y mientras sangre no hay problema", ante este repetido argumento, variamos nuestra forma de hacer política buscando un diferencial en lo social, económico y laboral. Hoy vivimos un nuevo proyecto que deberemos ir completando con unas bases compartidas. Tenemos dos vías paralelas para alcanzar fines políticos, tenemos nuestra reclamación para solucionar el conflicto histórico sobre los derechos de este pueblo, pero como demuestran los datos de los organismos del estado y de la unión europea, mantiene niveles de calidad de vida superiores o similares con los países cabeceros de Europa y todo esto, logrado con las posiciones contrarias de nuestros unionistas vascos en Madrid, siempre ayudados por los abducidos de ETA.
En este conflicto tenemos los unionistas que nos niegan no solo el derecho, nos niegan la palabra, nos niegan pronunciarnos sobre nuestro futuro. No les sirve una política de relaciones que no genere conflictos civiles, prefieren entenderse con los que quieren las formas de máximos, les es más fácil hablar con los que matan, negociando con estos, ellos siempre tendrán algo que ofrecerles para que las dos partes aparentar victorias pirricas, negociar lo suyo, no es negociar lo de la sociedad, la negociación en nombre de la sociedad no la pueden llevar ellos, no tienen legitimidad y lo nuestro no lleva contra prestación, son derechos.
Si el pacto entre PSOE y PP se realiza, entraremos en la mediocridad de las ideas planas, con un horizonte tan limitado como el de cualquier comunidad del estado español, otra Murcia en el Norte.
Ahora mi Zapatero, deberá saber lo que es hacer oposición real, no valen lo de los 400€ con los que encandilo en las pasadas elecciones, ahora nos gastaremos esos euros en la subida de la luz, el gas y la gasolina. Deberá controlar sus propios fraudes urbanísticos, deberá conocer la realidad de las estrellas de su nuevo firmamento venidas de la mano del peculiar Odón Elorza, la cual se incorpora al ministerio con el tambor de Donosti y una retahíla de empresas amigas, pero lo asombroso del tema, la actual ministra necesitaba las gestiones del PNV ante los que después la nombrarían ministra, y yo me pregunto ¿quien la conocía en el PSOE?, Este es el drama que nos ofrece el PSOE en Euzkadi, políticos herederos de sagas sindicales, sin ligazón con lo privado y con la experiencia exclusiva en gobernar un partido que pierde su identidad al desaparecer los núcleos donde nacieron y que tiene que nombrar gentes sin conceptos de partido, como en casi todo, de un extremo al otro. De negociar con ETA, negar la negociación con el lehendakari y negar el poder expresarnos.

4 comentarios:

  1. Una sola cosa señor Uriarte,

    Ojala el País Vasco fuera como Murcia, pero me temo que está a años luz de serlo....

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Deo gratias!
    De hecho, qué más quisiera Murcia que parecerse, aunque sólo sea un poquito, a Euskadi.
    En fin, la ignorancia es atrevida.

    Magneto

    ResponderEliminar
  3. Murcia esta años luz con Euzkadi, cada uno tiene sus diferencias.
    Es bueno ser diferentes

    ResponderEliminar
  4. Hombre está claro que en el Páis Vasco hay más millonarios que en Murcia, que tienen mucha más renta per capita, y además tienen al Athletic.

    Si, todo eso es cierto, pero hay algo que ustedes no tienen y Murcia si. En Murcia nadie tiene miedo a su vecino por el hecho de expresar sus ideas políticas, en Murcia no se vive en un permanente "estado de excepción" por culpa de una banda terrorista y por las obsesiones de partidos políticos que no son capaces de evolucionar y dejar de una vez en siglo XIX.

    Dicen que el que no llora no mama, y ustedes ese lema lo llevan en los genes.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Deja tu opinión