09 septiembre 2009

¿Libros caros, financiables?


Empieza el curso y continúan los comentarios anuales, repetidos y creo que un tanto incomprensibles. Hablo del tema de los libros de texto, de sus precios y de la bronca anual por su costo. Quejarse es una virtud en nuestro país,! Los libros son carísimos ¡, y queriendo ser justo me gustaría que los padres pensemos detenidamente de cuanto hablamos.

Creo no exagerar al calcular que entre pitos y flautas incluidas, comenzamos el año con un desembolso que puede rondar los 250 - 300 euros por cabeza educativa, si dividimos esta cantidad entre los meses y días de uso andaremos por los 30 euros mensuales.

¿Esta cantidad es una barbaridad cuando hablamos de la educación de nuestros hijos?, ¿Cuantos de los que se quejan gastan cantidades no muy inferiores en telefonía móvil mensualmente?.

No quiero ampliar los gastos superfluos por los que los padres pasamos con las ropas de marca, zapatillas, espinilleras, balones, juegos electrónicos y un listado de varios que entregados en pequeñas cantidades suman importes similares. No entro en el tema de ropas y demás añadidos como el comedor o el transporte, cuando mis hijas están de vacaciones tiene la costumbre de ir vestidas y calzadas, los sábados y domingos comen y se dan unos buenos paseos por el pueblo para acudir diariamente a la ikastola, por lo tanto, este es un gasto normal y como se dice, no imputable, pero si alguien me dice que se tiene que gastar la tela en los uniformes, le responderé sencillamente, eso que te ahorras en la bronca matutina del, ¿que me pongo hoy?, Que come en el comedor, pudiendo discurrir que esto se debe al que ambos padres trabajan y el gasto de transporte al elegir un colegio alejado del domicilio, por lo tanto mucho "ahorrable" y cuando menos, todo por elección de los padres.

Comparto y acepto que realizado en un solo desembolso, los libros, puede suponer algo gordo en una economía familiar. Conocemos formulas de ahorro establecidas desde las APAS y las consejerías de educación, personalmente, el traspaso de los libros para el uso de diferentes alumnos me parece una efímera y perjudicial actuación sobre todo pensando en los que son herederos de esas hojas impresas llenas de conocimientos.

Los libros deben ser herramientas de un uso privado, los libros deben ser subrayados, marcados y señalados, se deben hacer resúmenes de materia y sintetizar los conocimientos en el estudio y la presentación por parte de los profesores, pero esas marcas y subrayados no deben ser heredadas.

Una posible solución podría venir de la financiación de estos materiales,! Si es posible financiar la renovación de unas ventanas, unas calderas o el mobiliario domestico, debería ser posible financiar los libros de texto, más cuando las Artes gráficas y la edición, son industrias del mismo nivel que la de muebles domésticos y de los cuales, muchos están impresos en nuestra comunidad. Como veréis no entro dentro de lo que podríamos considerar subvencionable y debido al ingreso familiar, esto me parece oportuno y lo dejo fuera del comentario.

Pero, además, alguno de la I+D+i, podría abrir un programa de investigación para lograr que los libros vengan forrados desde los almacenes, sinceramente, el pensar que cuando termine mi jornada laboral me espera el forrado de veinte libros se me hace injusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión