23 octubre 2009

Barakaldo arde, Suances se quema

Uno que se siente barakaldés hasta las trancas, aunque viva en Algorta, no puede olvidar los recuerdos de infancia y juventud. Siendo la familia de la calle Arana y vivido muchos años en la calle San Juan, uno no puede olvidar los recorridos diarios para montar en el autobús de ikastola. En estos recorridos, reconocías muchas veces las mismas caras, las mismas gentes y los mismos olores de la marisquería de Paco, ese rico olor de los champis a la plancha.
De todas ellas, una destacaba, era la cuadrilla de los concejales del PSOE de Barakaldo acompañados por conocidos funcionarios. En esos años, pasaron por la alcaldía Orrantia y Pera, ahora esta Tontxu pero hay una figura no perecedera que hemos visto mejorar con los años.
La primer vez que me llamo la atención el personaje fue por el abrigo que bestia, un bonito abrigo de
lana de cachemira, si, era invierno y tomaban el caldito donde Paco, después fijándome, vi que era el conocido concejal, siempre con cara de no muchos amigos y mirada altiva, aunque creo que esto fue incrementando con los años y la costumbre del bien vestir, lejana a la de sus compañeros o alcaldes.
Pasados los años reconozco su cara y nombre, "Suances", el nombre con el pasar de los años y el trabajo en asuntos municipales, sonaba como una losa de negaciones, parecía el centurión del NO.
Me decían que se agarro a las responsabilidades urbanísticas y con el tiempo paso de Suances al rimbombante Sr. Gonzalez Suances, casi exigido para los nuevos en el socialismo de Barakaldo y sus ciudadanos, aunque los contrincantes políticos y viejos en la Casa del Pueblo le seguían llamando Suances, "por eso del joder, que le dicen".
En los últimos años, Suances, lleva unas cuantas cagadas por el vicio de ordenar, una de ellas, la liada que preparo con las plusvalías de las nuevas viviendas escrituradas y que EAJ-PNV de Barakaldo termino resolviendo con la ayuda y apoyo de los vecinos sableados. Después vino el tomate de La Siebe, con adjudicaciones sospechosas de compadreo, el mismo en el mismo ajo, "Suances".
La siguiente, la gran cazada, como su sueldo es de mileurista, aparentemente enchufo al padre en el servicio municipal del centro de día a pesar de que no consta como beneficiario, lo que supuso un coste de 21.796 euros. Pero los de Barakaldo, siempre oímos los rumores sobre el área de cultura hasta que la mayoría cayeron en el teatro Barakaldo y los líos en el servicio municipal de servicios sociales en los que las adjudicaciones suelen coincidir en las mismas empresas.
Hoy continua el circo y las sospechas de chanchullos engordan como sospechaba el EAJ-PNV de Barakaldo,
"Barakaldo paga 790.818 euros a una empresa por gestionar un centro que aún no esta abierto". Seguramente nuestro querido Suances, tenia entre sus amistades a la híper guay modelo montadora de "saraus", Isabel Muela, organizadora habitual de convites y celebraciones del Ayuntamiento de Barakaldo.

PD: Un recuerdo para Uria, otro de Barakaldo, jolin.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión