22 octubre 2009

Hacer, sin olvidar lo anterior

La semana pasada vivimos una nueva etapa en nuestro proceso de "construcción nacional", mientras unos, PPSOE, niegan el pan y la sal a las pobres iniciativas de los que definitivamente deben de dar sus pasos, el PNV se lleva los palos por la decisión de participar en una manifestacion con un lema tan claro como el que presidia la misma, estamos acostumbrados, pero somos coherentes con lo que se pedía en el lema.

"Askatasunaren alde, eskubide guztiak guztiontzat"

Cuando en 2007 Arnaldo Otegi, sabedor de lo que venia, después de meses de conversaciones en la intimidad, en su acto del BEC, decía todo esto que deberíamos recordar para saber con quienes nos jugamos los cuartos.



Mientras los unos y los otros iniciaban un dialogo sobre como dar los pasos para su política, vieron que el tema se atascaba de sus políticas tocaba fondo, no tenían salidas, seguían enrocados en sus posturas, vieron la necesidad de llamar al PNV para mediar entre las fieras.
Después de 8 reuniones en las que las delegaciones de PNV, PSE y Batasuna habían logrado avances muy importantes, el 31 de octubre el acuerdo estaba casi ultimado. Los núcleos de decisión de las tres formaciones políticas le habían dado el visto bueno y su ratificación estaba prevista para la siguiente reunión.
Según se decía, en la ultima reunión, Batasuna dio un giro de 180 grados y en la reunión del 8 de diciembre, en la que en teoría se íba a firmar el acuerdo, presentó modificaciones sustanciales a los acuerdos previos alcanzados, sobre cuestiones que además, no se habían abordado en ninguna de las reuniones celebradas hasta entonces.
En concreto, en el punto referido al derecho de decisión, Batasuna planteó que el ordenamiento jurídico resultante para los 4 territorios regulara ese derecho, con el único límite de la voluntad popular. Y respecto a la articulación territorial, propuso que el órgano institucional común para la CAV y Navarra elaborara un Estatuto de Autonomía para los 4 territorios. Se interpretó que ETA había aumentado el nivel de exigencia sobre Batasuna.
En un intento de reconducir la situación, EAJ-PNV presentó una nueva propuesta para llegar a un acuerdo en esos dos puntos. Batasuna valoró positivamente el esfuerzo pero pidió más concreción. El PSE por su parte, planteó volver al texto original al asegurar que no podía ir más allá. Pero no hubo consenso y el 15 de noviembre termino el trabajo de dialogo y acuerdo.
Este fue el preludio de la ruptura del alto el fuego de ETA, mes y medio más tarde con el atentado de la T4 y la declaraciones de Zapatero minutos antes de la explosión, las cuales sirvieron de mofa contra el presidente que aposto en un dialogo y que no olvidara, pudiendo ser una de las razones por la que estamos donde estamos, en la leña continuada y con un futuro negro, negro, muy negro, marcado por las ilegalizaciones, los aquí si, aquí no y todo el resto de que vivimos y sabemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión