01 octubre 2009

La regeneración moral, ¿por quien?

El nuevo Gobierno Vasco nos plantea la nueva asignatura de "regeración moral" de los vascos. Agarrados en los gráficos del "INFORME EXTRAORDINARIO SOBRE ATENCIÓN INSTITUCIONAL A LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO EN EUSKADI" , los nuevos moralistas, del todo parciales, pretenden cautivar la inocencia infantil con palabras huecas y ejemplos vanos, es mas, nos presentan el decálogo anti fanatizaciónFVT.
Si la moral, son las reglas o normas por las que se rige la conducta de un ser humano en relación con la sociedad y consigo mismo, tendrán que traernos ejemplos y personas que tengan algo tan importante como la legitimidad. Como imagino desconocen y no han conocido esta conducta escribo su definición: - Cualidad de ser conforme a un mandato legal, a la justicia, a la razón o a cualquier otro mandato cierto. Pero como la mayoría sabemos, su fin no es nada relacionado con la moralidad verdadera, su fin exclusivo es justificarse en la mitad de los datos del famoso informe y con ellos intentar domar, someter y desmontar un sentimiento, una razón, contra la que ellos como representantes de sus amos Madrileños nunca en toda la historia, han respondido de una manera democrática, moral o legitima. Si buscamos en la historia de la piel de toro, con respecto al territorio que quieren moralizar, encontraremos mucha bayoneta, muchas leyes Ad hoc y mucho charol con el brillo del uso. Como decía, nos presentan un decálogo para proteger y evita que nuestros infantes se fanaticen, ayer en los medios afines, presentaban el abanico de quereres y deberes en la tertulia de Radio Euskadi. El erudito Joseba Arregi presentaba la cobertura en la radio y hoy en sede parlamentaria el nuevo director de EITB (el mismo que se queda con los premios por el trabajo de otros), nos suelta la siguiente perla, "La pendiente regeneración moral y ética de la sociedad vasca".
Arregi argumentaba sobre la desligitamación y se preguntaba ¿si compartir, como el dice, los mismos fines que ETA no tiene consecuencias?,
¿qué significa que el principal partido de la oposición, el PNV, afirme que sigue persiguiendo, como siempre, la independencia de Euzkadi, que no ha renunciado ni en un ápice a esa meta?. Estas preguntas y sus argumentos son viejos y salen del mismo puchero con el que guisaron la ilegalización primera, la segunda, lo de no poder presentar candidaturas, lo de presentar candidaturas aquí pero no allí, lo de tener que expulsar una alcaldesa del ayuntamiento para no entrar en prevaricación, etc, etc. Uno de sus marmitones, Andoni Unzalu es el responsable de la comunicación de PPatxi, el mismo que definía los procesos de pacificación como un subproducto nefasto de la posmodernidad.
Pero dejando estas pueriles argumentaciones para denostar un nacionalismo histórico, democrático y humanista, pasamos al decálogo para proteger la inocencia de nuestros infantes, tenéis el link mas arriba. Después de leerlo, puedo decir que para estos diez puntos no hace falta tanta fundación bien remunerada. Con sinceridad, es lo que hacemos la mayoría de los padres, pero nuestro esfuerzo se torna dificil cuando los niños nos preguntan la tan sencilla pregunta, ¿aita, como es que yo en clase voto con mis compañeros que juego toca y vosotros, los mayores no podéis hacerlo cuando un lehendakari y la mayoría absoluta del parlamento lo decide?, cuando esos infantes empiezan con los granos en la cara, síntoma inequívoco de madurez, sus preguntas tornan argumentos.

Los niños en edad de fanatizarse, tienen la mala costumbre de estudiar historia, una historia que se hace plural con el paso de los años y no solo es buena la que nos contaba Fernando García de Cortázar.
Seria bueno que los niños no viviesen lo que otros hemos vivido, que estamos hartos de ETA, de su violencia y de su intención de representación ilegitima, lo mismo para esos que siempre nos han sometido por las armas y nos mantienen como el problema irresoluble con el que tapar sus miserias y no reconocer que aquí hay una gran cantidad de ciudadanos, que no están fanatizados pero que solo quieren ser nacionales de una nación que desde hace siglos quieren diluir por cualquier medio, licito, ilícito, justo aunque la historia, dice que injusto.
Su problema no es ETA, su problema es la conciencia nacional de los abertzales, ETA es solo su excusa y este es el verdadero punto por el que deberían iniciar sus decálogos los que quieren moralizarnos, pero eso si debemos olvidarnos del pasado de estos nuevos ángeles custodios, debemos olvidarnos de sus historiales, fueron progres y ellos pueden cambiar cuanto quieran, pueden justificar sus cambios de pensamiento sin penitencia, hay están sus pasados en ETA, sus pasados en los GAL y sus corruptelas juzgadas en décadas de gobiernos de "democracia incumplidora de sus leyes y constituciones".

Librarme de los conversos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión