29 octubre 2009

Su Ilustrísima y la diosa Eris

Mario Iceta, ilustrísima de la Iglesia en Bizkaia, trasladaba públicamente una serie de consejos dirigidos al buen camino de las almas de los que formamos EAJ-PNV.
Entre los detalles de su argumentación, nos habla de nuestra raíz humanista. El obispo nos dice que nuestra posición "contradice la trayectoria del humanismo cristiano propia de las personas que votan al PNV".
Su Ilustrísima debería recordar detalles de la historia de la sociedad, una de ellas podría ser la decisión mayoritaria de rebajar la influencia de la Iglesia en las sociedades, todo por diferentes motivos, uno de ellos, deriva del propio humanismo, puesto que este humanismo coloca como centro al ser humano y no al ser humano sometido al ser superior que hablaría del Teocentrismo.
No negare, que venimos de una raíz cristiana, pero podría preguntarme, ¿que no viene de la raíz cristiana en lugares donde la religión lo fue todo e imposible escapar con la pena del pecado mortal?.
El Humanismo Cristiano, imagino por ser prudente, era y es una corriente política que defiende una plena realización del hombre y de lo humano, dentro de un marco de principios cristianos, pero podemos preguntarnos, ¿que fueron antes los principios cristianos o los principios humanos?. Aquí es donde cada uno elige, desde su propio interior y yo diría que si uno se hace esa pregunta ya esta en el humanismo, el cual no impide que otros humanos piensen que después hay algo superior.
Por este principio democrático, el PNV es aconfesional, un espacio en el que pueden convivir diferentes formas de ser y de pensar, donde nadie puede pretender someter unas sobre las otras y regidas todas por la tan sencilla democracia que nos hemos dado para la toma de decisiones.

Personalmente, apoyo incondicionalmente la postura tomada por mi ejecutiva, la veo valiente, reflexionada y acorde al pensamiento social, pero si dejando claro, que si se diese este tema en el seno de mi pareja, primero, decidiríamos entre los dos, seguramente ella mas que yo, y posiblemente, no haríamos uso de los derechos que nos da esta ley.
Aunque también debo decir claramente y teniendo dos hijas menores, en las edades donde esta centrada la polémica, mi consejo, seria el hacer uso de los derechos que la nueva ley propone.

Por otra parte, si me gustaría que el Sr. Obispo me definiese la institución que el gobierna, por comparación con sus palabras , "Creo que hay que negarse a esto. Es como en tiempos de la esclavitud, que era algo aceptado y hubo que rebelarse. O el nazismo, que llegó al poder por mayoría, democráticamente, y hoy todos coincidimos en que hablar de razas inferiores es una aberración". Si no puede hacerlo, recordare que en su institución, las mujeres están para limpiar púlpitos, que no se reconocen sus capacidades y que no caben en la dirección de su religión, recordarle, que para usted y su conferencia episcopal, "el comportamiento homosexual es siempre de por sí éticamente reprobable". Por ultimo, recordarle que en palabras de su primer obispo, el SIDA, en África no se resuelve con preservativos y si con, "la renovación espiritual y humana de la sexualidad".
Seguramente, podríamos poner un carro de declaraciones y ejemplos, pero en este espacio , prefiero apoyar a las mujeres que dentro de mi partido han empujado esta posición verdaderamente humanista, dirigida a la solución de las grabes problemas que viven muchas y concretas mujeres, y las cuales, seguramente, no tienen como prioridad el TEOS y su situación es mas parecida al cuarteto donde Hesíodo, hace 2700 años, escribía en la Teogonía, sobre ERIS al engendrar otras personificaciones, "La diosa Eris, parió al doloroso Ponos (Pena), Lete (Olvido), Limos (Hambre) y al lloroso Algos (Dolor)".

Entrevista en Radio Euskadi de Mario Iceta

1 comentario:

  1. Nunca he entendido pq la iglesia católica trata tan mal a las mujeres, y pq las mujeres católicas se defienden tan poco. En cuanto a la ley del aborto, habría q explicarle al sr.iceta, q a sus feligreses les diga lo q quiera, pero q a los demás, nos deje en paz.

    ResponderEliminar

Deja tu opinión