15 octubre 2009

Unionistas y legitimistas

Pasados los siglos, aparecen nuevamente en la escena vasca los "legitimistas", estos nacieron como especie en territorios no peninsulares, pero como todos sabemos y queremos, las fronteras geográficas no son capaces de parar las ideas, ni tampoco las consecuencias.
Como la mayoría sabréis, eran los partidarios de las dinastías Borbónicas y aparecidos en Francia después de la aplicación del método secesionista inventado por Dr. Joseph Ignace Guillotin y con el cual, después de ver las consecuencias, algunos podríamos pensar que estos que comenzaron con la destrucción de los poderes divinos de los reyes, se quedaron cortos.
Por desgracia, nuestra pequeña Nación cayo en las manos y las mentiras de los que querían sucederse y quitarse los tronos entre familiares.
Pero no quiero hablar de estos, quiero hablar de los progres que vieron por la tele, de blanco y negro , como en París se levantaban los adoquines, quiero hablar de los que fueron revolucionarios, de los que seguramente eso de la república lo tiene olvidado aunque levanten el puño en sus propios alderdis egunas.
Hoy toca hablar de los legitimistas que andan sacando la cabeza en Euzkadi y que son especie endémica desde hace décadas. La diferencia con los no peninsulares, que estos nacen para "deslegitimar la violencia".
Creo que lo tengo publicado en algún otro post, pero ayer el ex-ETA y ex-EE y ahora columnista casi diario, publica una soberbia boutade con la que seguiría en la cárcel de no ser por un proceso de dialogo y reflexión que termino en negociación con Roson.
Pero abundando mas en esta caterva, vemos como desde su progresía revolucionada caducada, por el bien vivir cercano al aburguesamiento, actúan como el mamporreros de gentes que sin oficio ni "beneficio", nos quieren vender la burra de la deslegitimación de la violencia, pero de paso, zaherir el proyecto abertzale democrático, este que es su real preocupación..
En esta secta de renegados de otros pensamientos y opciones políticas, predomina muchos Euskadikos y algún que otro "curon cuelga hábitos", que busca el púlpito perdido como consejero de cultura, de otros muchos destacar sus militancias en "la ETA que les parecía bien, hasta que dejo de parecerles" y los cuales guardan como imagen de adoración al que fuera investido con la "Orden del Mérito Constitucional" con las que enaltecer "aquellas personas que hayan realizado actividades relevantes al servicio de la Constitución y de los valores y principios en ella establecidos", con estas trayectorias personales, pretenden transmitir algo tan puro como la "legitimidad", algo tan parecido al honor y algo que debe construirse con palabras, pero mucho mas con ejemplos, que no pueden presentar con el solo argumento de la "evolución política".
Yo con todos estos no puedo, si mueves cuatro papeles o consultas dos links en la red, te encuentras con que sus historias están trufadas de enfados y ziabogas con los que cubrir egos, deseos de poderes y púlpitos perdidos.
En sus manos ponen un nuevo "artilugio", que pudiendo ser educativo y pedagógico, transformaran en la honda con la que seguir lanzando piedras envenenadas con la bilis que les sale y que se les nota.
Su argumentario pretende evitar que nuestro jóvenes se radicalicen y rechacen la violencia en nuestra Nación, la tarea puede ser encomiable pero encuentro dos elementos no concretados.
- ¿Serán los promotores los que administren este nuevo conocimiento?, ¿como pueden transmitirlo personas que hicieron uso de los mismos métodos cuando lo consideraron oportuno?, ¿Serán las victimas las que den las charlas en las aulas?.
- ¿En algún lugar, hablan de cuales son los motivos por los que una gran parte de la sociedad es radical y otra parte menor es radical y utiliza medios violentos?.

Hay preguntas y pocas respuestas, pero los síntomas que vienen de las tertulias nos hacen pensar que sus prioridades no están en la violencia y si contra el radical convencimiento abertzale que forma la conciencia de miles de ciudadanos mucho mas legitimados que la caterva que propone el nuevo legitimismo, resumiendo y como tantas veces decía el ex-presidente del EBB, Xabier Arzalluz, y hoy titula Paul Rios, "los conversos a la cola".
En esa cola, antes que estos podrían estar las victimas vivas de la guerra civil, los represaliados de cuarenta años de franquismo, de ese franquismo que mantiene como presidente al ultimo exponente de ese régimen fascista, asesino e infame.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión