27 noviembre 2009

Para actos de fe, compromiso

Después de leídos los documentos propuestos por la IA ilegalizada, después de compararlos con otros anteriores, no encuentro demasiadas novedades. Hago el esfuerzo de rebuscar documentos por la importancia que desde Lokarri le dan al acto de presentación que organizan este sábado, si debo decir que no acudiré aunque si me comprometo en los talleres de Getxo.
Del ultimo documento, sinceramente creo que algunos principios Mitchell son esquivados, imagino esto debido al difícil encaje entre sensibilidades dentro de ese entorno, pero como en otras ocasiones tengo la sensación de que después de palabras en lo medios, presentaciones calculadas y discurso medidos hasta la ultima coma, nos siguen pasando su patata al resto de la sociedad. Una sociedad que viene de esperanzas rotas por los que finalmente terminan decidiendo el futuro de un colectivo como es el de la IA y cargándose palabras de compromiso.
En este momento esta bien dar pasos, pero una cosa es darlos y otra decir que se darán, sumando al argumento de la duda razonable, la prevención y la falta de legitimidad de aquellos que prometen nuevas esperanzas. Olvidándonos de la ingenuidad, podríamos abrir los brazos a las voluntades, pero yo no quiero vivir otra depresión por otro fracaso ajeno. La realidad tozuda, me dice como deben ser ellos los que den los primeros pasos, en el fondo esto es como cunado un niño da su primer paso, es algo por la convicción, la voluntad y las ganas de lograr algo, la necesidad de coger el juguete que en ese momento unos aitas no te pueden dar, se lanzan y tu ves ese primer intento, para los siguientes pasos tendremos la prevención de acompañarles, pero el primero es el que supone el riesgo y la voluntad, pero siempre solo.
No me gustaría resumirlo en el "que ellos se saquen sus propias castañas del fuego", pero la sociedad debe ser justa, inteligente, consecuente y critica, no nos puede valer solo la fe para un equipo ya cuarentón. En este panorama hay otras opciones que han dado el paso y se han integrado en nuestra normalidad limitada, todos los abertzales queremos construir nuestra Nación, unos llevan treinta años esquivando los banderines en el slalom, otros han estado esos mismos años esperando en la caseta el mejor momento y los que ahora me quieren hacer sentir la responsabilidad de sus pasos y de esa fe que aparentemente les debo, estuvieron tirando bolas desde la red y cambiando los banderines de sitio para que nuestro intentos no cruzasen la meta, que no tengan dudas, estaremos en la pista y no cambiaremos los banderines, nunca los hemos cambiado, no nos pidáis mas actos de fe sin estar colocados en la línea de salida.

1 comentario:

  1. Aupa Aitor,

    sólo quería decirte que comprendo perfectamente tu postura. Han sido tantas las veces que nos hemos sentido defraudados que es lógico no volver a fiarse hasta que se hayan dado pasos muy concretos. El acto del sábado tiene ese objetivo, animar a que se diga claramente que se rechaza el uso de la violencia y que se oponen al uso por parte de cualquier otro. Sin algo semejante es muy complicado que puedan generar confianza.

    A partir de ahí, nosotros presentamos una propuesta de compromiso para dejar claro que no nos limitamos a pedir, que también estamos dispuestos a colaborar.

    Finalmente, soy de los que opino que si hay una oportunidad hay que aprovecharla. ¿Qué es lo peor que puede pasar si no se concreta? Los que van a padecer las consecuencias políticas son ellos: más debilidad, más aislamiento, menos disposición a tener confianza del resto. Nada más.

    Besarkada bat eta eskerrik asko

    ResponderEliminar

Deja tu opinión