20 enero 2010

Ocho minutos

Ocho minutos son los minutos que tarda la luz en recorrer la distancia entre el astro rey y nuestra tierra, prácticamente es el mismo tiempo que los Massachusettenses han tardado en cambiar de opción política abandonando su histórica fidelidad de 41 años al demócrata clan Kennedy.

La decisión de estos ciudadanos, mete en problemas al presidente Obama pero como en todo hay quienes se alegran celebrándolo con un aumento de 111 puntos en el Dow Jones de Wall Street. Quien crea que  es la primera derrota de Obama, se equivoca, los republicanos cerraron el año venciendo en estados ganados por los demócratas, Virginia y New Jersey. Se podría decir que Obama acumula fracasos electorales, a lo que se le suma la perdida de escaños que hacen para los republicanos obtener el cuarenta por ciento de representación con la cual tener lo que llaman "mayoría de bloqueo" que utilizaran para truncar el plan sanitario de Obama.

Para no quitarme la razón de lo dicho en otras ocasiones, creo que los Norteamericanos tuvieron la necesidad de quitarse de la psiquis la imagen de lo que fue el gobierno vergonzante del Sr. Bush, pero en realidad  no lo quitaron, termino su mandato. 
Se metieron en los sentimientos de una campaña de marketing,en la que se presento una esperanza negra, compitiendo con una esperanza mujer, alguien fue capaz de presentar un producto que decía ser la esencia del "buenismo" supieron crear la necesidad de cambiar, presentaron el antónimo de Bush, parecían metidos en cambiar la esencia la Nación Americana, parecía que querían cambiar el estilo del éxito por la nueva solidaridad con derechos, cambiar la caridad por ejercer los derechos de ciudadanos aunque fuesen pobres, negros o inmigrantes, parecía que quería ser todos Americanos. Ahora, después de unos meses, da la impresión de que la ola Obama se calma, parece que el trabajo logrado por los demócratas con la inscripción de todo tipo de ciudadanos para hacer uso del derecho de voto vuelve a las manos de los que sienten el país como suyo y que los otros están para servirles. 
Las clases ricas Americanas y los que se consideran clase rica, aunque no lo sean, saben que su poder esta en votar siempre y como decían en Euzkadi, aunque tu pases de la política, la política nunca pasa de ti. ¿Dónde esta el Yes We Can?

2 comentarios:

  1. Este post debería titularse Ocho minutos, si hubiéramos hecho bien la división.

    ResponderEliminar

Deja tu opinión